Nota: Este sitio requiere JavaScript para ser mostrado de forma adecuada.
Asegúrese que JavaScript está activado en la configuración de su navegador.

Freno electromecánico de estacionamiento

Freno de mano electrónico

El freno electromecánico de estacionamiento (EPB) con función AutoHold reemplaza al freno de mano usual. Dado que la palanca del freno de mano convencional ya no es necesaria, esto crea mayor espacio de almacenamiento entre los asientos delanteros.

El EPB es operado por medio de dos motorreductores eléctricos en los frenos de disco traseros. Los componentes mecánicos están diseñados para sostener en forma segura al auto estacionado, incluso si falla la fuente de poder eléctrica a bordo. Las luces indicadoras en el panel de instrumentos y en el botón muestran si el freno de estacionamiento ha sido activado. Un sonido de funcionamiento del EPB también indica que se está aplicando el freno.

Además de la facilidad de la operación por medio de un botón grande (a la izquierda del interruptor giratorio de las luces), el EPB también ofrece diversas funciones adicionales de confort y seguridad. Por ejemplo, la liberación automática dinámica del freno hace que el desbloqueo manual del freno de estacionamiento sea superfluo. Todo lo que el conductor tiene que hacer es iniciar la marcha y el EPB se libera automáticamente.

La función AutoHold de Volkswagen es una extensión del freno electromecánico de estacionamiento. Cuando el vehículo se encuentra parado, AutoHold conserva la última presión de frenado aplicada. El conductor puede retirar su pie del pedal de freno y todos los frenos en las cuatro ruedas permanecerán aplicados. Tan pronto como el conductor pisa el acelerador de nuevo y, en el caso de transmisiones manuales, suelta el embrague, AutoHold reduce la presión de frenado una vez más. Por razones de seguridad, cuando el motor se ha apagado, la función siempre se debe reactivar pulsando un botón a la izquierda de la palanca de velocidades.