Nota: Este sitio requiere JavaScript para ser mostrado de forma adecuada.
Asegúrese que JavaScript está activado en la configuración de su navegador.

Frenos ABS

Frenos ABS

El sistema antibloqueo de frenos impide que las ruedas se bloqueen durante una frenada de emergencia o al frenar sobre una superficie resbaladiza, asegurando así que los conductores mantengan el control sobre la trayectoria del vehículo.

Al bloquearse las ruedas, ya no son capaces de transmitir fuerzas de giro, de modo que el conductor pierde el control del vehículo. Con el fin de impedir que esto ocurra, la unidad de control ABS utiliza sensores de velocidad en las ruedas para controlar la velocidad rotacional de todas las ruedas del vehículo. En caso de riesgo de que se bloquee una rueda, una válvula en la unidad de control central del sistema antibloqueo reduce la presión de frenado aplicada a la rueda en cuestión, hasta que ésta empieza a girar de nuevo libremente. A continuación se vuelve a aumentar la presión hasta el umbral de bloqueo. El vehículo permanece estable y controlable.

En los sistemas de frenado con antibloqueo más avanzados, como los instalados en todos los modelos Volkswagen, este proceso se repite varias veces por segundo. El conductor sabe cuando el sistema de antibloqueo de frenos está interviniendo, ya que el pedal del freno palpita ligeramente. En el ámbito de funcionamiento del sistema de antibloqueo, el vehículo puede conducirse sin dificultad, aunque se esté frenando a la máxima potencia, permitiendo al conductor emprender una acción evasiva para evitar colisionar con cualquier obstáculo presente en el camino.

La función ABS "offroad" consta de un algoritmo especial programado en la unidad de control ABS, que se activa automáticamente sólo cuando se circula por terrenos extremadamente irregulares (por ejemplo: el vehículo debe circular a menos de 5 km/h con el diferencial central bloqueado).

Con el ABS "offroad", las ruedas pueden bloquearse ligeramente antes de que el sistema reduzca la presión de frenado. De este modo se da tiempo a que se forme una pequeña cuña de material del suelo (como grava o arena) delante de las ruedas, lo cual incrementa el efecto de frenado. El auto conserva su direccionabilidad en todo momento, al tiempo que se acorta sensiblemente la distancia de frenado.