Nota: Este sitio requiere JavaScript para ser mostrado de forma adecuada.
Asegúrese que JavaScript está activado en la configuración de su navegador.

Conoce el Mundo Volkswagen

Visítanos.

Volkswagen de México produce los modelos Golf Séptima Generación, Jetta A6, Beetle, Beetle Cabrio y Golf Variant en su planta de Puebla, así como motores y ejes. En su planta de Silao, Guanajuato, cuenta también con la producción de motores para las plantas de vehículos de Puebla y de Chattanooga, en Estados Unidos.

En nuestras instalaciones productivas contamos con todos los procesos de fabricación de un vehículo; desde el estampado de piezas de lámina, la hojalatería, la pintura de carrocerías y el ensamble final del automóvil.

Te invitamos a conocer un poco más de nuestros procesos para la producción de automóviles:

Estampado

El primer paso de la producción de un automóvil es el estampado de las partes que forman la carrocería, a través de un sistema de prensas que transforman pliegos de lámina en distintas piezas como: techos, cofres, puertas, costados y plataforma del vehículo.

Construcción de Carrocerías

La Construcción de Carrocerías en Volkswagen de México es una de las áreas que ha dado grandes saltos en innovación tecnológica de sus procesos.

Estos procesos incluyen el pegado, atornillado, remachado y la unión por soldadura de las piezas que conforman las carrocerías, donde destaca la soldadura láser.

Pintura

La aplicación del color a las carrocerías se realiza mediante aspersión a través de robots kuka. Antes de llegar a esta etapa, las carrocerías son sometidas a los procesos de Lavado, Primer, Selllado y Filler.

Una vez pintadas, se les aplica una capa de barniz y se envían al proceso de secado.

Montaje

Una vez que la carrocería ha sido pintada, esta se dirige al proceso de Montaje. En esta etapa, se incorporan todos los elementos que dan funcionalidad al vehículo como el tren motriz, los asientos e interiores, la consola central de instrumentos, los juegos de luces delanteras y traseras, cristales y llantas.

Dentro de este proceso es especialmente importante asegurar la secuencia y el orden de las operaciones, buscando garantizar que cada vehículo cuente con los elementos y el equipamiento correcto para el mercado al que va a dirigirse.

Al terminar su ensamble, del vehículo es sometido a diferentes pruebas de calidad, que incluyen cabinas de hermeticidad (para asegurar que no haya filtraciones de agua al interior); así como un recorrido en pista de prueba para verificar la ausencia de ruidos al interior.