Sensor automático de limpiaparabrisas

Se encarga de regular automáticamente los barridos del limpiaparabrisas, dependiendo de la intensidad de la lluvia.

Su sensor está alojado en la base del retrovisor interior, y consiste en una serie de diodos emisores de luz (LED) infrarroja y un fotodiodo central. La luz emitida por los LED es reflejada por el parabrisas hacia el fotosensor, cuantas más gotas haya en el limpiaparabrisas, menos luz recibe el sensor, haciendo que los barridos del limpiaparabrisas se adapten a la lluvia. La sensibilidad del sensor puede ser individualizada mediante un interruptor.

El sensor de lluvia está diseñado de tal forma que los pequeños defectos, la suciedad o el envejecimiento del parabrisas no dañen su desempeño.

Entre sus ventajas se encuentra su confort y seguridad. El conductor puede concentrarse en manejar, sin tener que preocuparse de ajustar la intensidad del barrido. Se trata de una gran ventaja en seguridad, sobre todo cuando hay poca visibilidad; por ejemplo, cuando quieres rebasar a un camión con clima de lluvia.

Sensores de estacionamiento

Los sensores de estacionamiento son de gran ayuda para estacionarse ya que indican la distancia a los obstáculos detrás del vehículo, y en algunos modelos, delante del vehículo, gracias a un tono de advertencia intermitente y una ayuda visual en la pantalla del radio.

A medida que la distancia disminuye, la frecuencia de repetición del tono de advertencia aumenta, cuando el conductor tiene solo 20 centímetros de espacio para maniobrar suena un tono continuo. El sistema utiliza sensores ultrasónicos montados en las fascias, los cuales emiten y reciben impulsos. Cuando un pulso golpea un objeto, éste se refleja y el sensor detecta el eco. Un sistema electrónico de análisis calcula la distancia entre el obstáculo y el vehículo utilizando la diferencia de tiempo entre la emisión del pulso y la detección de su eco. Los sensores de estacionamiento se activan automáticamente cuando se coloca la reversa.

Sistema antibloqueo de frenos (ABS)

El sistema antibloqueo de frenos (ABS) impide que las ruedas se bloqueen durante una frenada de emergencia o al frenar sobre una superficie resbaladiza, asegurando así que los conductores mantengan el control sobre la trayectoria del vehículo.

Al bloquearse las ruedas, ya no son capaces de transmitir fuerzas de giro, de modo que el conductor pierde el control del vehículo. Con el fin de impedir que esto ocurra, la unidad de control ABS utiliza sensores de velocidad en las ruedas para controlar la velocidad rotacional de todas las ruedas del vehículo. En caso que se bloquee una rueda, una válvula en la unidad de control central del sistema antibloqueo reduce la presión de frenado aplicada a la rueda en cuestión, hasta que ésta empieza a girar de nuevo libremente. A continuación se vuelve a aumentar la presión hasta el umbral de bloqueo. El vehículo permanece estable y controlable.

En los sistemas de frenado con antibloqueo más avanzados, como los instalados en todos los modelos Volkswagen, este proceso se repite varias veces por segundo. El conductor sabe cuando el sistema de antibloqueo de frenos está interviniendo, ya que el pedal del freno palpita ligeramente. En el ámbito de funcionamiento del sistema de antibloqueo (ABS), el vehículo puede conducirse sin dificultad, aunque se esté frenando a la máxima potencia, permitiendo al conductor emprender una acción evasiva para evitar colisionar con cualquier obstáculo presente en el camino.

La función ABS "offroad" consta de un algoritmo especial programado en la unidad de control ABS, que se activa automáticamente sólo cuando se circula por terrenos extremadamente irregulares (por ejemplo: el vehículo debe circular a menos de 5 km/h con el diferencial central bloqueado).

Con el ABS "offroad", las ruedas pueden bloquearse ligeramente antes de que el sistema reduzca la presión de frenado. De este modo se da tiempo a que se forme una pequeña cuña de material del suelo (como grava o arena) delante de las ruedas, lo cual incrementa el efecto de frenado. El auto conserva su direccionabilidad en todo momento, al tiempo que se acorta sensiblemente la distancia de frenado.

Sistema de Asistencia Hidráulica de Freno (HBA)

El Sistema de Asistencia Hidráulica de Freno (HBA) de Volkswagen apoya al conductor en los frenados de emergencia y de pánico. El sistema reconoce a partir de la velocidad de operación del pedal de freno si el conductor desea un frenado total y automáticamente aumenta la presión de frenado hasta dentro del rango de regulación de ABS mientras el conductor mantenga presionado el pedal de freno. Una vez que el conductor reduce la presión de frenado, el sistema nuevamente reduce la presión de frenado al valor predeterminado.

Con el sistema de asistencia hidráulica de freno (HBA), se puede reducir considerablemente la distancia de paro del vehículo. La operación del sistema es apenas perceptible para el conductor.

Sistema de Bloqueo Electrónico del Diferencial (EDS)

El Sistema de Bloqueo Electrónico del Diferencial (EDS) permite un arranque uniforme y confortable en superficies de carretera con diferentes grados de rugosidad. Cuando una llanta pierde el agarre, el bloqueo electrónico del diferencial lo compensa de forma dirigida, asegurando una transmisión de la fuerza hacia la llanta con mejor agarre.

El bloqueo electrónico del diferencial reduce el desgaste de las llantas y trabaja hasta aprox. 40 km/h (4MOTION). Es una función de software que forma parte del programa electrónico de estabilización (ESC) y del control electrónico de tracción (ASR).

Sistema de Bloqueo Electrónico del Diferencial Deportivo (XDS)

En situaciones de tráfico con poca visibilidad o suelo mojado, los movimientos bruscos del volante pueden tener como resultado una rápida pérdida de tracción, especialmente al trazar curvas. El Sistema de Bloqueo Electrónico del Diferencial Deportivo (XDS) detecta, dentro de los límites del sistema, las situaciones de marcha críticas y mantiene el automóvil en su rumbo junto con el sistema de antibloqueo de frenos ABS con asistente de frenado de confort, distribución electrónica de la fuerza de frenado, regulación del par de arrastre del motor y control electrónico de tracción, evitando que se desvíe de su trayectoria o derrape.

Incluso al viajar con un remolque acoplado, el sistema puede intervenir con el estabilizador de tensión y contrarrestar la inestabilidad del conjunto vehículo/remolque mediante la reducción selectiva del motor y el frenado individual de las ruedas. El Sistema de Bloqueo Electrónico del Diferencial XDS reacciona a la descarga de la rueda delantera del interior de la curva al trazar virajes a una velocidad elevada. Gracias a la generación unilateral de presión de frenado, el comportamiento en curvas resulta ser aún más deportivo y preciso.

Sistema de Control de Amortiguación Continua (CDC)

El Sistema de Control de Amortiguación Continua (CDC) permite un alto nivel de confort para el conductor, ya que cuenta con un fuelle de goma de aire comprimido. El sistema puede ajustar la cantidad del aire comprimido para corregir la altura de la carrocería del auto.

Volkswagen ofrece una suspensión neumática con regulación continua del amortiguador. Debido a la regulación automática de la altura de la carrocería, el vehículo se mantiene de manera independiente de la condición de carga a un nivel constante. También se puede compensar los movimientos “nick” al frenar o acelerar.

Sistema de Control Electrónico de Estabilidad (ESC)

El Sistema de Control Electrónico de Estabilidad (ESC) reconoce situaciones de conducción críticas, por ejemplo el riesgo de derrape, y toma acciones preventivas para mantener el vehículo sobre su trayecto.

El sistema debe obtener informaciones continuamente para que el ESC pueda reaccionar ante situaciones de conducción críticas. Por ejemplo: hacia donde el conductor está dirigiendo el vehículo y hacia donde éste conduce. La respuesta a la primera pregunta, el sistema la recibe del sensor del ángulo de dirección y de los sensores del número de revoluciones de las ruedas. Con estas dos informaciones, la unidad de control calcula la dirección de conducción teórica y un comportamiento de conducción teórico del vehículo. Otros datos importantes son el grado de guiñada y la aceleración transversal del vehículo. Con la ayuda de estas informaciones, la unidad de control calcula el estado real del vehículo.

El ESC evita una inestabilidad del vehículo durante la conducción en curvas, la cual puede presentarse con una velocidad inadecuada, con cambios inesperados de la superficie de la carretera (mojada, resbalosa, sucia) o cuando se requiere una acción evasiva inesperada. El sistema toma las acciones correctivas sin importar si la inestabilidad se manifiesta por subviraje (cuando el vehículo se mueve hacia el borde exterior de la curva aunque las ruedas están dirigidas hacia el interior) - o sobreviraje (cuando la cola desliza hacia afuera). 

La unidad de cómputo del ESC reconoce el tipo de inestabilidad basándose en los datos registrados por los sensores y controla la corrección mediante una intervención en el sistema de frenos y la gestión del motor. En el caso del subviraje, el ESC retarda la rueda trasera del lado interior de la curva. Simultáneamente reduce la potencia del motor hasta que el vehículo recupere su estabilidad. El ESC evita el sobreviraje mediante un accionamiento dirigido del freno delantero del lado exterior de la curva y una intervención en la gestión del motor y de la transmisión. Las experiencias acumuladas y un sistema de sensores considerablemente más sensibles permiten un desarrollo continuo de este sistema complejo de regulación.

Sistema de Control de Tracción (ASR)

Para los motores con elevado par de giro típicos de hoy en día, el Sistema de Control Electrónico de Tracción (ASR) ofrece mayor confort y seguridad, especialmente sobre suelos firmes resbaladizos o de adherencia desigual. El sistema de control de tracción permite un arranque y una aceleración suave a lo largo de toda la gama de velocidades, sin patinaje de las ruedas ni jaloneos repentinos.

El ASR actúa sólo en combinación con el acelerador y utiliza componentes del sistema antibloqueo de frenos (ABS). Si una rueda empieza a girar con mayor rapidez que las demás (deslizamiento), el ASR interviene en el sistema de gestión del motor y reduce la potencia hasta que la rueda deje de patinar.

El sistema ASR representa una nueva contribución en la seguridad activa, dado que mantiene la tracción y la estabilidad direccional del vehículo durante la fase de aceleración a cualquier velocidad. Además reduce el desgaste de los neumáticos. La activación del sistema ASR se indica con el parpadeo de la luz del indicador en el cuadro de instrumentos. El sistema también incorpora el bloqueo electrónico del diferencial (EDS) y forma parte del sistema de control electrónico de estabilidad (ESC). Se puede desactivar el ASR pulsando el interruptor del ESC.

Sistema Electrónico de Distribución de Frenado (EBV)

El centro de gravedad de todo vehículo se desplaza hacia delante al aplicar los frenos. Esto supone un riesgo de que las ruedas traseras tiendan a bloquearse debido a la reducción de la tracción. El Sistema Electrónico de Distribución de Frenado (EBV) usa las válvulas de solenoide en la unidad ABS para regular la potencia de frenado en las ruedas traseras, asegurando así un rendimiento de frenado máximo tanto en las ruedas delanteras como en las traseras y, en condiciones normales, impidiendo que el vehículo se vaya hacia atrás debido a una sobrefrenada en las ruedas traseras.

El EBV actúa como parte de la función ABS: el rango operativo del EBV termina en el momento en que el control ABS interviene.

Sistema Keyless Access con botón Push to Start

Keyless Access es el sistema de bloqueo y arranque automático de Volkswagen el cual le ofrece al conductor mayor comodidad.
La llave es identificada mediante sensores de proximidad que se encuentran en las manecillas de las puertas y un generador de impulsos de radio ubicado dentro de la llave.

En cuanto el conductor se encuentre a una distancia de al menos 1.5 metros del auto, el vehículo se abre automáticamente al accionar la manecilla de la puerta o la tapa del maletero.

El sistema Keyless Access también libera la dirección antes de iniciar la marcha y activa electrónicamente el encendido sin necesidad de meter la llave. Claro, siempre y cuando el conductor traiga la llave consigo dentro del vehículo. 
La llave también puede utilizarse como llave convencional para accionar el cierre y poner el vehículo en marcha mediante la cerradura de contacto.

Al salir del coche basta con pulsar un pequeño botón sobre la manija de la puerta del conductor para cerrar el auto. 

Términos y condiciones por Volkswagen de México
Este sitio es oficial de Volkswagen de México, S.A. de C.V.; la información aquí referida, así como las ilustraciones de este sitio están de acuerdo a las versiones y equipamientos ofertados por el proveedor dentro de la República Mexicana y son las más recientes en el momento de hacer esta publicación. Algunas versiones y equipamientos son opcionales, por lo que los costos de los vehículos aquí ofertados pueden variar y podrían tener un costo extra. Los valores obtenidos sobre rendimientos en Ciudad, carretera y combinado son valores obtenidos en pruebas de laboratorio bajo condiciones controladas. Para conocer la disponibilidad de nuestros productos y para mayor información se recomienda acudir a su Distribuidor autorizado Volkswagen dentro de la República Mexicana.

Por favor, utiliza un navegador compatible.

Instala una versión actualizada de Chrome o Mozilla